Reportaje de RTVE. | RTVE

2

El 8 de marzo de 2017, una mujer utilizó como altavoz el programa La mañana de RTVE para denunciar públicamente los «ruidos molestos» de su vecina mientras mantenía relaciones sexuales.

Durante la conexión en directo aportó multitud de datos sobre la vida sexual de su compañera de bloque. «La actividad nocturna de la vecina provocaba que cayeran cosas de la estantería», confesó.

La vecina decidió llevarlo por la vía judicial y ahora le ha dado la razón. La mujer ha sido condenada a tener que pagarle a «la vecina ruidosa» 10.000 euros.

Se le acusa de haber cometido un delito de intromisión en su intimidad y otro delito contra el honor.

«No alcanza a ver esta sala cómo los ruidos en la vivienda de una vecina, o en una de sus habitaciones en concreto, como el dormitorio, pueden constituir una materia de relevancia pública o de interés general», ha sentenciado la Audiencia Provincial de Salamanca.

Se considera que este reportaje afectó de manera negativa a la mencionada vecina, al aportarse detalles como la puerta del domicilio, la calle y el edificio en el que vivía.