El procesado durante el juicio celebrado en Palma. | Juan P. Martínez

5

Las tres denunciantes coincidieron durante el juicio en afirmar que acudieron a él porque pasaban por un momento muy complicado en sus vidas. Él les prometió solucionar sus problemas con sus técnicas. Lo que ninguna esperaba era acabar sufriendo tocamientos íntimos durante las sesiones.

El acusado, que tiene su consulta en Palma, negó los hechos, que habrían ocurrido en verano de 2019, ante la jueza. La Fiscalía pide para él cuatro años y medio de prisión y que indemnice a las víctimas con 3.000 euros.

Una de las víctimas explicó durante la vista celebrada ayer que conoció al terapeuta «en una época en la que estaba muy mal». Acudió a él por recomendación de su expareja. Una vez expuestos sus problemas al acusado, este, según la mujer, le dijo que le tenía que masajear. «Me dijo que me quitara la blusa y empezó a poner sus manos en mi vientre y bajó hasta meterme la mano por el pantalón. Otra de las veces me besó en la frente y en la boca», relató. La chica regresó a la consulta días después ya que «pensaba que era una cosa normal».

En la siguiente visita el asunto cambió. «Mientras estaba tumbada lo vi bajándose los pantalones y me dijo que lo que yo tenía era un bloqueo sexual y que le tenía que ver desnudo. Me mostró su pene y me dijo que se lo besara para superar mis problemas. Y lo hice. Es una persona muy manipuladora», expuso ante la jueza. Ese fue el último día que acudió a la consulta.

Otra de las víctimas explicó que también le masajeó la zona genital para evitar el «bloqueo sexual» que sufría la mujer. En una de las visitas frotó sus genitales con los pies de la perjudicada, según la versión de esta. La tercera denunciante expuso, al igual que las otras dos, que sufrió también tocamientos. Las tres denunciaron y el hombre fue detenido por la Policía Nacional.

En su declaración, el acusado afirmó que nunca ha realizado tocamientos a ninguna mujer que ha acudido a sus terapias y que ni siquiera les hace masajes. Y añadió que todo se debe a intereses económicos de las presuntas víctimas. El juicio quedó visto para sentencia.