Los dos detenidos fueron enviados a prisión.

25

Dos de los okupas de la 'casa del terror' de la calle Manacor de Palma han sido detenidos y enviados a prisión acusados de perpetrar una oleada de robos con violencia y agresiones con armas blancas y destornilladores a sus víctimas.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado viernes a dos varones, uno de origen marroquí y el otro de origen argelino, de 19 años, como presuntos autores de un robo con violencia en vía pública. Los hechos ocurrieron en la barriada de Pedro Garau, cuando varias llamadas alertaron a la sala del 091 de que se había producido un robo con violencia y los autores llevaban un arma blanca, así como objetos contundentes.

Una vez en el lugar, los funcionarios policiales se entrevistaron con varios testigos presenciales los cuales manifestaron que, minutos antes, habían podido ver a los sospechosos agredir a un ciudadano con un cuchillo y una barra de metal. Todo ello, tras haber efectuado un tirón de un teléfono móvil a una mujer.

El ciudadano agredido pudo observar cómo una mujer había comenzado a gritar porque le habían robado el móvil. Acto seguido, un transeúntes corrió tras los ladrones logrando retener a uno de ellos y recuperando el teléfono sustraído.

Mientras el ciudadano retenía a uno de los presuntos autores del robo, el otro se le acercó con una barra de grandes dimensiones, lanzando un fuerte golpe con dicho objeto al hombre, a la vez que profería amenazas de muerte, momento en el que el autor del robo retenido logró zafarse. Tras estos hechos el presunto autor que logró zafarse, sacó un destornillador y un cuchillo, esgrimiendo estos y lanzando una puñalada contra el ciudadano, la cual le alcanzó, provocando un corte en la camisa.

Tras recabar la información necesaria, los agentes comenzaron a dar varias batidas por la zona, localizando a dos varones que presentaban características similares a las aportadas por los testigos, llevando uno de ellos un destornillador entre sus pertenencias y localizando también un cuchillo a pocos metros del lugar donde fueron interceptados. Ambos fueron detenidos por un delito de robo con violencia. El juez de guardia, tras tomarles declaración, ordenó su ingreso en prisión.

La investigación acreditó que uno de los sospechosos había perpetrado otros tres robos violentos en los últimos meses.