Un policía local corta una de las plantas, ante la mirada de un guardia civil, en Sencelles. | OPC?

62

La Audiencia de Palma ha declarado nula la incautación de 724 plantas de marihuana y 30 kilos de cogollos secos en una finca de Sencelles porque los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local accedieron a la finca sin autorización judicial.

Los hechos se remontan al 21 de septiembre de 2020. Un vecino alertó a los a los agentes del fuerte olor a marihuana que emanaba de la finca. Los guardias civiles y policías locales desmantelaron la plantación, una de las mayores de los últimos años, y detuvieron a seis hombres. En la vivienda intervinieron 2.360 euros en efectivo, una catana y un machete, entre otros efectos.

Dos abogados de oficio de los investigados, Joana Maria Pol y Josep Miquel Villalonga, solicitaron la nulidad de la entrada y registro en la finca porque los agentes accedieron sin autorización judicial. Las defensas también consideraron que se había vulnerado el derecho a la inviolabilidad del domicilio respecto del jardín, al encontrarse al lado de la casa de los arrestados.

La Fiscalía recurrió porque argumentaba que el jardín no podía considerarse como parte del domicilio, ya que lo dedicaban «exclusivamente al cultivo, secado y preparación de la marihuana».

La Audiencia ha dado la razón a los letrados y sostiene que la entrada y registro fue nula. «El consentimiento prestado por los moradores de la casa estaba viciado dado que se encontraban ya detenidos y ningún letrado estaba presente cuando se manifestó, lo que conlleva necesariamente a la declaración de nulidad de dicho registro».

El consentimiento, según indica el auto, requiere que sea prestado ante un letrado que le asista. La Sala también señala que se vulneró el derecho a la inviolabilidad del domicilio respecto del jardín en el que se hallaba la plantación de marihuana, porque constituía parte de la vivienda.

«La finca está perimetralmente cerrada, con la puerta de entrada cerrada, sin que pueda observarse lo que hay en el interior, tal y como se puede constatar en el reportaje fotográfico del atestado policial», apunta la resolución.