Imagen del vehículo incendiado. | A. Sepúlveda

1

Susto mayúsculo en la gasolinera de la autopista de Llucmajor. Un coche se incendió este viernes al mediodía junto a los surtidores de combustible y los equipos de emergencia tuvieron que organizar un gran despliegue para evitar que el siniestro se propagara a la estación de servicio.

Tal y como adelantó la web de Ultima Hora, el siniestro se declaró sobre las doce y media, cuando un monovolumen Citroën Picasso con placas de matrícula 5356 FZT se desvió desde la autopista, frente al circuito de carreras, y entró en la estación de Repsol. Fuentes policiales informaron que en ese momento ya salía humo del motor, al parecer por una avería, y acto seguido se incendió.

Los encargados de la gasolinera fueron los primeros en pedir ayuda urgente y otros conductores que circulaban por la zona, y detectaron la columna de humo, también avisaron al 112. La coordinación entre los distintos equipos de emergencias fue notable y en tres minutos llegó la primera patrulla de la Guardia Civil. Poco después, hicieron lo propio los bomberos y la Policía Local de Llucmajor.

Entre todos consiguieron contener las llamas, aunque no pudieron evitar que el vehículo quedara en estado de siniestro total. Los depósitos de combustible cuentan con una potente protección para este tipo de situaciones, pero el escenario llegó a ser preocupante.

«Había llamas altas a pocos metros de los surtidores y la verdad es que fueron momentos de tensión. Afortunadamente, el dispositivo de emergencia funcionó a la perfección», explicó uno de los mandos que dirigió el despliegue. El conductor pudo salir ileso, aunque asustado.

Imagen del vehículo incendiado.

La Guardia Civil cortó el carril de acceso de la autopista

Nada más iniciarse el incendio junto a la estación de servicio de Repsol, las primeras patrullas que llegaron de la Guardia Civil procedieron a cortar el carril de acceso desde la autopista, en sentido a Llucmajor. El motivo es que había que evitar a toda costa que se acumularan coches en aquellas instalaciones. Cuando por fin quedó controlada la situación, una grúa retiró el coche siniestrado, que tenía trece años de antigüedad. La Guardia Civil se entrevistó con el conductor para conocer los detalles de lo ocurrido.