La niña ingresó el miércoles pasado en estado grave en el hospital Son Espases. | Redacción Sucesos

El hermano de siete años fue el autor del disparo que hirió de gravedad a una niña de nueve años en una finca de Llucmajor. El accidente tuvo lugar el pasado miércoles en torno a las 20.05 horas en una casa situada en el Camí de Gràcia, a las afueras de la localidad.

Los dos menores, ambos de origen extranjero, se encontraban jugando en la vivienda cuando el niño cogió la escopeta de perdigones de su padre y se le cayó al suelo. El arma se activó y el balín impactó en la frente de la víctima.

El padre de la menor, que estaba en otra estancia del domicilio, escuchó un grito de su hija y al verla herida por el perdigón la llevó a un centro de salud. Una ambulancia de soporte vital avanzado, según informaron fuentes del 061, se desplazó con urgencia hasta el lugar para auxiliar a la pequeña, que sufrió graves lesiones.

Los servicios sanitarios la atendieron y a, continuación, la trasladaron a Son Espases, en Palma, tras activarse el código politrauma grave. La niña ingresó en la unidad de Pediatría del hospital, donde quedó ingresada con pronóstico grave.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación del accidente. El padre de la víctima, según fuentes de la investigación, había estado disparando con la escopeta de perdigones y se dejó el arma cargada y al alcance de sus hijos.

Noticias relacionadas

El menor la cogió en brazos pero por el peso no pudo sujetarla y se le cayó al suelo. El arma se disparó y el perdigón impactó en la frente de su hermana.