Mohamed, el joven apaleado en Cales de Mallorca casi hasta la muerte, en una imagen reciente.  | J.J.

20

«Sólo quiero que se haga justicia, la paliza fue salvaje. Mi hermano está en el hospital y no tiene buen futuro. El médico me ha dicho que tiene unas manchas en el cerebro y su estado es gravísimo». Hafid es el hermano del joven apaleado en Cales de Mallorca que se debate entre la vida y la muerte. Este viernes, explicó a Ultima Hora cómo ocurrieron los hechos.

Era poco antes de la una de la madrugada del miércoles cuando Mohamed, de 29 años y con una minusvalía del 69 por ciento por problemas renales severos, estaba con un amigo junto a un bar de Cales de Mallorca.

«Llegó un coche con dos hombres y dos mujeres y un joven que se llama Chistian, que conocía a mi hermano, se bajó del coche y le amenazó», contó Hafid.

«Aléjate de mi mujer»

Noticias relacionadas

El joven pensaba que Mohamed se entendía con su pareja, y le espetó: «Aléjate de mi mujer». Acto seguido, el marroquí negó este extremo: «Mi hermano le dijo que le juraba que él no tenía nada con su mujer, pero el chico le atacó por detrás y le golpeó en el ojo. Parece que llevaba una cadena o algo similar en la mano. Mi hermano cayó al suelo y entonces le dio patadas en la cabeza. Fue todo muy salvaje. Estoy horrorizado, no me lo explico».

El magrebí quedó inconsciente en el suelo y al poco tiempo llegaron agentes de la Policía Nacional, que pidieron una ambulancia urgente para él.

Desde entonces, los investigadores buscan en Felanitx y en los municipios de los alrededores al fugitivo, que al parecer está escondido en una casa de algún amigo. También tomarán declaración a los otros tres ocupantes del coche, en cuanto sean localizados, para determinar su grado de implicación en los hechos ocurridos el miércoles de madrugada. La policía trata de aclarar si la paliza ya estaba planificada y el fugitivo buscó con el vehículo a Mohamed, hasta que lo encontró en Cales de Mallorca. Según parece, estaba obsesionado con que el magrebí estaba interesado en su mujer.

El herido sigue empeorando y se encuentra entre la vida y la muerte

Las noticias sobre el estado de salud de Mohamed no son buenas. Este viernes, los médicos informaron a la familia que las lesiones cerebrales no mejoran y que está muy grave. Si consigue remontar la situación, le podrían quedar secuelas de por vida debido a los golpes que recibió en la cabeza. El joven, debido a sus problemas de riñones, se sometía a sesiones de diálisis y su salud era frágil. Hafid, su hermano, está muy pendiente de la evolución y cada día lo visita en la UCI de Son Espases, a la espera de un milagro.