17

Soy vecino de Santa Catalina. Entre las terrazas y las motos que ponen muchos propietarios de locales para reservarse sitio a ellos y a clientes, ya es imposible aparcar. De ellas hay unas cuantas, también abandonadas sin que nadie se las lleve. Ya es imposible vivir aquí.