3

Hay una frase atribuida al escritor estadounidense G. Michael Hopf que constituye toda una filosofía de vida y nos debería hacer pensar en qué estamos convirtiendo nuestra sociedad, porque si los tiempos difíciles crean hombres fuertes y estos crean buenos tiempos, la bonanza nos da como resultado hombres débiles que nos llevan nuevamente a los tiempos difíciles.

Y eso es precisamente lo que estamos viviendo. Instalados en los tiempos fáciles, vemos a los estudiantes como seres frágiles, incapaces de soportar un suspenso y de deprimirse por repetir curso, y para evitar que se traumaticen la nueva Ley de Educación se apresura a poner fin a cualquier dificultad.

Ahora bien, de la cultura del esfuerzo, de la importancia del estudio y del conocimiento nadie dice ni una sola palabra. ¿Para qué? Cuánto menos educación tenga un pueblo más fácil es manipularle, evitando así su capacidad crítica. Vivimos una época en la que se habla de derechos y no de deberes y en la que los jóvenes cada vez están peor formados, pero eso sí, contentos y felices.