La firma del grupo SEAT apuesta por la máxima seguridad de sus vehículos. | Arnaud Taquet

El Cupra León demuestra el interés de la marca por desarrollar vehículos no solo prestacionales, sino también muy seguros y ha demostrado en el estricto programa de pruebas Euro NCAP, en el que ha obtenido un resultado final de cinco estrellas. El modelo integra tecnologías de seguridad y confort que, gracias a la recopilación de datos mediante sensores, hacen que sea un vehículo altamente seguro en el día a día. Entre estos sistemas figuran la frenada de emergencia autónoma, el reconocimiento de señales de tráfico, el asistente de atascos, el asistente de luces y el asistente de precolisión. Completan este apartado los siete airbags de serie, incluido uno delantero central, la llamada de emergencia eCall, el asistente de salida involuntaria de carril y el sistema Front Assist con detección de vehículos, peatones y ciclistas (ahora también incluye asistente de esquiva y de giro).

El Cupra León, tanto en sus variantes con motor de combustión como en las híbridas enchufables, ha obtenido una puntuación elevada en todas las áreas: ocupantes adultos (91 %), ocupantes infantiles (88 %), usuarios de la vía vulnerables (71 %) y asistentes de seguridad (80 %).

«Cupra continúa ofreciendo vehículos que combinan prestaciones con la máxima seguridad», manifestó el doctor Werner Tietz, vicepresidente de I+D de Cupra y Seat. «Tras el logro del Cupra Formentor a principios de este año, el Cupra León se ha enfrentado a las estrictas pruebas impuestas por la organización y ha obtenido la calificación más alta posible».