En principio tan solo se comercializarán 175 unidades en todo el mundo. | Aldo Ferrero

Maserati e Hiroshi Fujiwara, padrino japonés de la cultura urbana, se unen en una colaboración que rompe las barreras geográficas y disciplinarias para presentar a nivel mundial en Tokio la nueva edición especial Ghibli Operanera y Ghibli Operabianca.

Hiroshi Fujiwara es un venerado creador de tendencias, un inconformista. Pionero de la cultura streetwear de Tokio en la década de 1980, fue uno de los primeros DJ’s en importar la música hip hop a la Tierra del Sol Naciente y, como productor y músico, ha trabajado con estrellas musicales de talla internacional. Como creativo, está especializado en expresar aspectos y emociones de la cultura urbana.

Al igual que Maserati, tiene la capacidad de derribar barreras y ser audaz. Bajo el espíritu del concepto ITANJI, un término japonés que significa «la unión del diseño italiano y la perfección japonesa», nacieron Operabianca y Operanera.

El estilo de Maserati y el carácter de Hiroshi Fuijwara comparten un reconocimiento universal. Hoy, el encuentro entre los códigos visuales de Maserati y el estilo urbano de la marca de Hiroshi, Fragment, da lugar a una asociación creativa que se configura como un verdadero dúo, en el sentido auténtico de la palabra: Maserati se encuentra con Fragment.

Basada en la berlina deportiva Ghibli con acabado Granlusso y creada en dos estilos exclusivos (Blanca y negra) se comercializarán un total de 175 vehículos de esta Edición Especial para distribución global.