Las viviendas situadas a ambos lados de la escalinata del Calvari deben conectarse a la red municipal de agua potable.

1

La conexión de la zona del Calvario a la red municipal de abastencimiento de agua potable obliga a eliminar la antigua red de suministro de Can Xim pese a que una parte de los vecinos pedía al Consistorio que mantuviera el doble circuito para continuar regando sus huertos, jardines y piscinas con la vieja red de agua de riego.

El Calvario era la única zona urbana del municipio que aún no estaba conectada a la red de agua potable. Los vecinos de ambos lados de la escalinata se abastecieron tradicionalmente del agua de lluvia de sus cisternas hasta que el histórico Martí March (alcalde durante 20 años en distintas etapas) ideó una alternativa para subir el agua de las fuente de la Vall de’n Marc hasta la zona alta del Calvario.

«La operación era complicada, pues no solamente había que salvar los más de 100 metros de diferencia de altitud sino que encima había que disponer de un depósito en la parte alta, también con la suficiente altura para poder suministrar por gravedad a todos los vecinos del Calvario, incluyendo a los de la parte alta», explica Miguel Ángel Merigó, uno de los vecinos de la zona.

En julio de 1984 March convocó una reunión en casa de George Farnier (uno de los propietarios más antiguos de la parte alta) con un representante de aguas de Can Xim y varios vecinos, entre ellos un ingeniero que sugirió utilizar grupos hidráulicos de presión industriales. Fue el germen de la comunidad de usuarios de agua de riego de Can Xim. 38 vecinos, han disfrutado durante 36 años del suministro.

La nueva conexión a la red municipal implica un coste económico y ambiental que algunos vecinos no quieren asumir. Farnier y Merigó han escrito una carta a Aguas de Can Xim y al alcalde Cifre pidiendo que se mantenga la antigua red, pero a petición ha sido denegada.

El Ajuntament rechaza la doble conexión por motivos sanitarios

El alcalde Tomeu Cifre explica que el suministro de agua potable al núcleo urbano es competencia exclusiva del Ajuntament y que no se puede permitir una doble red por razones sanitarias: evitar interconexiones siendo una de las redes no potable.