Vespa asiática (Vespa velutina ssp. nigrithorax). | A.COSTA/UIB

0

Un equipo de investigadores del Departament de Biologia de la Universitat de les Illes Balears hará un estudio genético de los ejemplares de avispa asiática (Vespa velutina ssp. Nigrithorax) localizados el pasado fin de semana en Marratxí. El objetivo de este estudio es determinar si es otra introducción de esta especie invasora en Mallorca o si, por el contrario, está relacionado con el foco que ya se había dado por erradicado.

Los investigadores de la UIB extraerán y secuenciarán el ADN de los ejemplares del nido encontrado en Marratxí, como ya hacen con avispas capturadas en ocasiones anteriores tanto en Mallorca como en la Península. A partir de la información genética que obtengan de cada ejemplar, podrán determinar las relaciones genéticas entre todos y, por tanto, también esperan poder llegar a establecer cuál fue el foco inicial desde el que se propagó la avispa asiática para la Península y Mallorca. Del mismo modo, sabrán si la avispa encuentro en Marratxí es o no parte de una nueva introducción de avispa asiática en Mallorca.

Este estudio se hará en el marco de un proyecto de investigación liderado por la doctora Mar Leza, profesora del Departamento de Biología de la UIB, y en el que también participan el doctor José Antonio Jurado y el alumno de doctorado Cayetano Herrera. El objetivo de este proyecto es identificar la vía de entrada de la avispa asiática en Mallorca y en la Península a través del estudio de la diversidad genética de esta especie. El proyecto tiene el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. También colaboran investigadores de la Universidad de Barcelona, ​​la Universidad de Vigo, la asociación Avispa Asiática y el Consorcio de Recuperación de Fauna de las Islas Baleares (COFIB), con el apoyo del Servicio de Protección de Especies de la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Gobierno de las Islas Baleares.

Noticias relacionadas

Los investigadores esperan que los datos que obtengan permitan proponer medidas específicas de gestión que contribuyan a reducir el impacto de la avispa asiática y frenar su expansión.

En octubre de 2015, la UIB confirmó la detección del primer ejemplar de avispa asiática. En 2016 se detectaron más nidos en los municipios de Sóller, Deià, Fornalutx y Bunyola. El año siguiente, la presencia de la especie alcanzó el pico más alto, con veintiún un nidos detectados en los municipios de Sóller, Deià, Fornalutx, Bunyola, Valldemossa, Esporles, Santa María del Camino, Lloseta y Escorca. En 2018 se detectó sólo un nido, en Sóller. De entonces hasta la detección del ejemplar encontrado en Marratxí, no se había vuelto a detectar ningún otro, si bien se había mantenido el esfuerzo de menaje de trampas. En noviembre de 2020, la especie se dio por erradicada.

Los expertos piden ahora ayudada ciudadana para localizar el nido de avispa u otros ejemplares que puedan ser avistados en la Isla. Para ello han habilitado un número de teléfono, un correo y una aplicación móvil.