La consellera «defiende» el acceso al mar pero actúa «por imperativo legal». | Elena Ballestero

3

La servidumbre pública de paso por el Camí de Ternelles hasta Cala Castell ya es historia. La Comissió d’Urbanisme del Consell aprobó definitivamente ayer la modificación del planeamiento urbanístico de Pollença que elimina «por imperativo judicial» la citada servidumbre. El acuerdo se adoptó con la abstención de Més y Podem. La consellera de Territori Maria, Antònia Garcías, lamentó ayer la decisión que adoptan «por la obligación de cumplir con una sentencia judicial y por responsabilidad», aunque deja claro su deseo de que se recupere el paso público.

«Esta misma semana hemos pedido a Medi Ambient que amplíe la modificación puntual del PORN que tramita para recuperar la servidumbre eliminando los límites temporales y que permita acceder no solo al mar sino también al Castell del Rei que es un Bien de Interés Cultural», dijo.

Por su parte, el portavoz de Junts, Miquel Àngel March, que fue el único concejal de Pollença que votó en contra de la supresión del paso público en el pleno municipal y criticó ayer la «celeridad» con la que el Consell ha aprobado definitivamente la supresión del paso. «Lo han hecho en apenas 15 días y sin explorar otras posibilidades cuando tenían tiempo más que suficiente porque no caducaba el expediente y eso me decepciona sabiendo lo que costó conseguir la servidumbre pública», dijo.