Fachada de la residencia. | Pere Bota

59

La enorme factura de los recibos atrasados de agua de las Hermanitas de los Pobres, que asciende a 94.170 euros y que se remonta al consumo de cuatro años atrás, podría tener una causa. Según fuentes del Consistorio, «las Hermanitas llevaban años conectadas a la red de agua de Emaya y es probable que jamás hayan pagado una factura».

La residencia de ancianos de General Riera lanzó un grito de auxilio esta semana por la llegada de una voluminosa factura que atiende al consumo de agua desde 2017. «Solo se les reclaman los últimos cuatro años, que es lo que permite la ley, pero podrían ser muchos más durante los que no han pagado el consumo», explicaron fuentes municipales.

El Consistorio desconoce cómo y cuándo se llevó a cabo la conexión del edificio de General Riera que les permitió consumir sin pagar el agua, pero una avería en la red de abastecimiento hace poco tiempo reveló esa conexión irregular, que las propias Hermanitas de los Pobres desconocían.

Noticias relacionadas

«El contador no estaba a nombre de lasHermanitas de los Pobres y cuando el Ajuntament se dio cuenta, se solventó la facturación. Ahora se ha pedido el cambio de titular», reveló Marcos Cañabate, director general de Govern Interior. Advirtió que «no es habitual que haya facturas atrasadas tan abultadas».

Gratuito

Cañabate explicó que esta conexión al margen de Emaya podría explicarse «porque hace muchos años, ante de la creación de la empresa municipal de aguas, podía darse algún caso de servicio gratuito de agua a determinadas entidades».

El director general de Govern Interior explicó que «la deuda ya no figura porque ya está pagada». El Ajuntament y la congregación llevan meses negociando sobre estas facturas acumuladas.

Su pago ha supuesto un grave quebranto para las cuentas de lasHermanitas de los Pobres, que atienden a ancianos desfavorecidos de Mallorca.