Imagen de archivo del dispositivo del fin de semana. | Pilar Pellicer

5

La Policía Local de Palma ha interpuesto en lo que va de año 2021 más de 2.500 sanciones por botellón (410 en agosto, 632 en julio y 158 en junio). También se han puesto 78 multas por acciones como orinar, defecar o escupir en la calle y 97 por el uso indebido de equipos de sonido.

Respecto al incumplimiento de la normativa sanitaria, hay registradas 10.598 actas, de las que 2.837 son por no respetar el toque de queda, 2.903 por el uso indebido de la mascarilla y 4.068 por reuniones de no convivientes. El resto son por otros conceptos.

Por último, desde los dispositivos COVID, compartidos con la Policía Nacional y las conselleries de Turisme y Sanitat, se han levantado 4.067 multas.

Estas cifras fueron aportadas este martes por la regidora de Seguretat Ciutadana del Ajuntament de Palma, Joana Maria Adrover, quien compareció para realizar una valoración del trabajo realizado por los 66 policías en prácticas (de la reciente oposición en la que se sacaron a concurso 101 nuevas plazas) que este verano han formado parte de los dispositivos policiales de verano. La edil consideró «un éxito» la incorporación de estos agentes, de los que 18 son mujeres.

Estos 66 policías han prestado servicio en prácticas en diversas unidades de la Policía Local durante dos meses, lo que ha permitido incrementar en un 75 % los efectivos de refuerzo de verano, un 40 % los efectivos de la Unidad Nocturna y un 18 % los de la División de Seguridad Ciudadana, «y eso ha permitido afrontar de forma más fluida una temporada que comenzó siendo incierta, volátil y con normativa cambiante; además de dar más visibilidad a la Policía Local», admitió Adrover.

La regidora confirmó que ya se está preparando una nueva convocatoria de oposiciones para cubrir nuevas plazas policiales y aseguró que «hemos pedido que se convoque lo antes posible y que se saque el máximo número de plazas que la ley permita», si bien aclaró que dependerá del área de Funció Pública.