Según la líder del ejecutivo, «la reactivación ya ha comenzado». | Pere Bota

67

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha asegurado que Baleares habrá superado en 2022 la depresión económica provocada por la pandemia de covid-19: «Esta crisis habrá durado dos años», ha afirmado en su discurso de apertura del debate de política general.

La jefa del ejecutivo autonómico ha subrayado que el archipiélago será la comunidad autónoma que más crecerá económicamente este año, con un aumento del 11,61 % del PIB, y con un incremento del 12,1 % el año que viene, según los cálculos del Govern.

«La reactivación ya ha comenzado (...), ha sido evidente este verano, cuando nadie ha conseguido crear más empleo ni generar más facturación ni captar más clientes que las Islas Baleares», ha enfatizado la líder socialista.

Armengol ha atribuido el inicio de esta recuperación al compromiso de la sociedad balear con la estrategia de salvar vidas durante la pandemia, ha criticado a la «minoría» que en determinados momentos pidió primar la economía frente a la salud, ya que la premisa de que sin salud no habría economía se ha demostrado efectiva.

«Perdimos las fiestas de Navidad y sufrimos un invierno duro, pero hemos ganado la primavera y el verano. Ahora estamos en condiciones de ganar un otoño que deje encarrilado definitivamente el retorno a la normalidad», ha augurado.

La presidenta ha destacado que todavía hay 48.599 parados en Baleares, sectores completos que no han podido reanudar la actividad y que continúan haciendo sacrificios por la salud pública, como el ocio nocturno, y que «hay muchas empresas que nunca más volverán a levantar la barrera».

Pero ha señalado que Baleares ha creado en agosto el doble de empleo que la media estatal y, aunque no se ha recuperado la cifra que empresas existentes antes de la pandemia, ha augurado que se alcanzará el próximo año.

Noticias relacionadas

Las islas han recuperado un 85 % de la conectividad aérea que había en 2019, por encima del resto de Europa, y encabezan el turismo internacional, acaparando el 30 % de todos los extranjeros que han viajado de vacaciones a España, ha dicho.

Un factor que contribuirá a la recuperación y que ayudará además a afrontar la diversificación de la economía balear, demasiado dependiente del turismo, son los fondos extraordinarios europeos que se recibirán en los próximos meses.

«En estas islas se han garantizado, de momento, más de 1.500 millones de euros de inversiones europeas», ha detallado la jefa del ejecutivo, que ha destacado que el suyo es el único ejecutivo autonómico con una consejería específica para la gestión de estos fondos.

Estos 1.500 millones de euros contemplan 250 millones que el Gobierno central ha comprometido para la construcción entre 2023 y 2026 del tranvía que enlazará el centro de Palma y el aeropuerto, según ha anunciado Armengol en su discurso.

Ha puesto el acento también en que Baleares será la primera comunidad autónoma en completar el pago de todas las ayudas estatales habilitadas para las empresas y autónomos perjudicados por la covid-19, al terminar de abonar la semana que viene los 855 millones recibidos.

No obstante, ha explicado que los recursos disponibles no son suficientes para abordar todos los retos que tienen las islas, por lo que ha prometido seguir reclamando al Gobierno central la parte fiscal del Régimen Especial Balear (REB) que está pendiente y un nuevo sistema de financiación autonómica.

La presidenta ha defendido que los ciudadanos y empresas de las islas «deben ser tratados en igualdad de condiciones con las del resto del Estado» y ha advertido que, sin una mejora de la financiación estatal, no se podrá hacer frente al reto demográfico y a su impacto sobre los servicios públicos.

«Hoy, que España mira hacia los territorios que se vacían, en las Islas debemos alzar la voz todos juntos, para recordar los problemas inmensos de los que crecemos en población y vemos amenazada nuestra sostenibilidad social, ambiental y económica», ha reivindicado.