Imagen de la Llar de Calvià.

21

La Conselleria balear de Salut ha ordenado intervenir el centro geriátrico Llar de Calvià, en Mallorca, para frenar el contagio de la COVID-19 y garantizar la atención adecuada de los residentes, después de detectar un brote que afecta a 18 de los 56 residentes y a 2 de los 78 trabajadores.

La detección del brote tuvo lugar en el marco de la vigilancia permanente sobre la evolución de la pandemia de COVID-19 en las residencias geriátricas, cuando en un cribado hecho a los profesionales sanitarios se detectaron dos casos positivos, ha detallado el departamento autonómico en un comunicado.

Con motivo de estos casos positivos, Salut inició el cribado entre los usuarios y profesionales del centro, en el que se han detectado hasta ahora 20 casos positivos, entre los que hay 12 residentes hospitalizados porque presentan síntomas de COVID-19.

Así mismo, hay 6 usuarios de la residencia igualmente positivos pero asintomáticos, que están aislados en el propio centro.

Dada esta situación, SaluT considera que el centro necesita apoyo para implementar el plan de contingencias con seguridad: sectorización del centro de forma adecuada, procesos de aislamiento adecuados según los resultados de las pruebas (zona de casos positivos, zona de contactos estrechos, zona de contactos estrechos con síntomas) para atender a los residentes infectados y al resto aplicando todas las medidas recomendadas.

Noticias relacionadas

La Conselleria de Salud ordenó intervenir durante veinte días el control de la gestión sanitaria asistencial de dicho centro en relación con todos los procesos relacionados con la COVID-19.

Esta es la segunda residencia que la Conselleria interviene en la llamada «quinta ola» de la pandemia, después de que el 19 de julio interviniera Sa Residència, en Ibiza.

En Calvià se ha designado a una coordinadora sanitaria con funciones de control, coordinación y dirección de la actividad asistencial sanitaria del centro dirigiendo al equipo de personal de la residencia y, en su caso, el que asigne el IB-Salut. En adelante, el personal, el equipo directivo, la titularidad del centro y los residentes se regirán por las instrucciones, las órdenes y las disposiciones que emita dicha coordinadora.

Salut realiza cribados semanales a los profesionales de residencias que no están vacunados y cribados mensuales a los residentes no vacunados en los centros donde el porcentaje total de vacunación no llega al 70 %.

Este martes hay 77 casos positivos activos confirmados entre usuarios de residencias de ancianos de Baleares y 46 trabajadores con el diagnóstico confirmado.

El Govern ha intervenido 15 residencias para personas mayores desde el inicio de la pandemia.