Locales de la calle del Jamón, en la Platja de Palma, se han sumado a la iniciativa para frenar los contagios. | Emilio Queirolo

6

Bares y restaurantes de la conocida como calle del Jamón en la Platja de Palma y de Magaluf se han unido para hacer frente al botellón. La asociación de Restauración de CAEB lidera esta iniciativa que persigue contribuir a frenar la propagación de la COVID-19 en Mallorca. Los negocios implicados colocarán carteles informativos en sus establecimientos con la nueva normativa.

A partir de mañana, una vez que ha sido avalado por la Justicia, entre las 1:00 y las 6:00 están prohibidas las reuniones sociales entre no convivientes, tanto es espacios públicos como privados en interiores y al aire libre. Además, se ha incrementado el importe de las sanciones por participar en botellones, que ya está en vigor. El mínimo son 1.000 euros y puede superar los 5.000 euros en caso de que la persona implicada esté contagiada.

«Con estas campañas queremos poner nuestro granito de arena y colaborar con el Govern para frenar la escalada de contagios, que no se producen en nuestros locales, si no que se producen cuando se abandonan, en las calles y en fiestas privadas», indicó el presidente de CAEB Restauración, Alfonso Robledo. Algunos de los locales que participan en esta iniciativa son el Bierkönig, el Bamboleo y San Siro, en la calle del Jamón; y el Siso beach Mallorca, Oceans beach club, Bondi Beach, Blackbear Magaluf y el Oceans Restaurant, situados en Magaluf.

Los carteles que colocarán en las pantallas, entradas y salidas, en las mesas y en los códigos QR para ver la carta, informarán de la prohibición de reunión a partir de la una de la madrugada, junto a las sanciones que conllevan incumplir las normas y participar en botellones. La información estará disponible en catalán, castellano, inglés y alemán y se estima que llegue a unos 10.000 turistas diarios.

Restauración CAEB y las empresas que se han sumado a esta iniciativa pretenden que «cada vez se apunten más locales de restauración de toda Mallorca» a esta iniciativa. «Lo que queremos es conseguir, todos juntos, que baje la incidencia y se reduzcan los actos incívicos que han provocado y provocan esta escalada de nuevos casos», aseguraron desde la patronal.

Cabe recordar que desde este jueves todos los negocios de restauración tienen que cerrar a la una de la madrugada, cuando entró en vigor esta nueva restricción para frenar la propagación de la COVID en las Islas. Además, las mesas son de un máximo de ocho personas en el exterior y de cuatro, en el interior.