Patricia Gómez atendiendo a los medios. | Redacción Local

14

«El balance en Mallorca es de una estabilidad de entre 600 y 700 casos. Todavía no podemos decir que sea la meseta y puede mantenerse, o subir un poco, en las próximas semanas». Así evoluciona la cuarta ola de la pandemia en la Isla según la consellera de Salut, Patricia Gómez. La incidencia acumulada a 14 días en Mallorca es de 635,4 casos por 100.000 habitantes y ayer se notificaron 517 de los 767 registrados en todo Baleares. «La tasa de positividad todavía es elevada. Hay días en que hay menos positivos en Son Espases pero pueden aumentar en otros hospitales», explica la titular de Salut.

Si bien Mallorca parece estabilizarse, «la proyección en Eivissa es de claro aumento en las próximas semanas». En esta Isla no han llegado al pico y la incidencia a 7 días indica un claro crecimiento. Por contra, en Menorca, pese que se siguen notificando muchos casos, «sí se habría llegado a la meseta y esperamos poder empezar a bajar».

En cualquier caso, Patricia Gómez se mostró convencida de que las medidas de restricción que están entrando en vigor esta semana serán de utilidad y «veremos sus efectos en unos diez días». Aún así, a razón de más de 700 casos diarios, en Balears    quedan jornadas de ver crecer la presión hospitalaria y también la de las camas de críticos. «Sabemos que sucederá», dijo con certeza.

Respecto a la situación tensionada que ya se vive en los hospitales donde ya hay 230 pacientes con COVID ingresados, de los cuales 32 están en situación crítica, «me gustaría pedir comprensión a los ciudadanos», pidió Patricia Gómez.

El motivo es que con el aumento de casos se han tenido que ir anulando operaciones programadas. Aún así, «evidentemente lo grave y urgente se atenderá de manera rápida», pero «también hay situaciones que necesitamos posponer», añadió.

Estacionalidad

Uno de los motivos por los que la sanidad padece ahora más que en otros picos es la estacionalidad. «La población de Balears crece de forma importante en verano gracias al turismo y esto genera que se incrementen las actuaciones ordinarias», explicó.

Es decir, en verano hay más población flotante y repercute en las urgencias o en situaciones sanitarias que requieren ingreso, a lo que hay que añadir la COVID, cuando las plantillas están más mermadas a causa de las vacaciones del personal. «Los hospitales deben hacer mucho trabajo de gestión diaria para abrir y cerrar camas o mover a profesionales pero hay los que hay», lamentó. «En determinadas categorías no hay más personal y hay que adaptarse a buscar soluciones con lo que tenemos», añadió.

Noticias relacionadas

A este respecto, la consellera de Salut agradeció el esfuerzo de los sanitarios a quien, una vez más, se les ha pedido que posponga sus días libres de forma voluntaria.

A nivel de toda la comunidad, la incidencia acumulada es ya de 706 casos por 100.000 habitantes a 14 días. Los cuatro municipios que la lideran están en Menorca o Eivissa, mientras que en Selva Mancor y Lloseta este indicador ronda los 1.000 contagios, y son los que presentan la peor situación de Mallorca.

Si se busca el detalle por centros de salud, no por municipios, la zona básica de Sant Agustí/Cas Català es la más afectada por la incidencia, seguido de na Burguesa y Santa Catalina.

En cualquier caso los contagios se siguen produciendo, en su gran mayoría, entre la población joven que todavía no se ha vacunado. Por poner un ejemplo, de los 767 casos registrados ayer, 134 fueron en la franja de 20 a 29 años, seguida de los 123 notificados en la franja de entre 30 a 39. Mientras que entre mayores de 70 apenas hubo 22 casos.

Muchos de éstos contagios entre mayores se están descubriendo en las residencias. «Es una situación que nos preocupa porque aparecen positivos en los cribados que hacemos», dijo la consellera.

Fue el caso de una residencia de Eivissa que el lunes pasado sumó 16 nuevos contagios. «La mayoría tienen pocos síntomas pero son muy vulnerables, y tienen otras enfermedades, y aunque la COVID sea leve su estado puede empeorar», explicó Gómez quien aclaró que desde la subdirección de Cronicitat, se trabaja con las enfermeras de refuerzo de las residencias para estudiar la situación cuando hay un positivo.

Salut ya no informa a diario de los contagios en residencias o entre sanitarios, y este miércoles se supo que también se detectaron casos en la Posada dels Olors de Artà.