La irrupción de la pandemia provocó que muchos negocios bajaran la barrera de forma definitiva. | P. Pellicer

8

Baleares tenía activas en junio de este año 44.277 empresas. Representan casi 1.500 más que las del mismo período de un año antes, pero alrededor de 5.000 menos que en 2019, cuando había 49.288, según datos del Institut Balear d’Estadística (Ibestat) recogidos por la Fundació Impulsa. Estas cifras, las últimas disponibles, revelan una leve reactivación respecto a hace un año, en que las Islas han recuperado el 23 % del tejido empresarial desaparecido en el primer año de irrupción de la pandemia.

Hay que tener en cuenta que Baleares cuenta con una parte importante de empresas temporales. Esto es, que se dan de alta al inicio de la temporada turística. De ahí, que la presidenta de CAEB, Carmen Planas, considerar «muy pertinente» observar las cifras de junio, momento de máxima actividad en las Islas. «El dato de principio y fin de año no es una foto real del tejido productivo de Balears», destacó.

Sobre la evolución del comportamiento de la actividad empresarial, Planas aseguró que los datos «reflejan el impacto de la temporada en un momento en que las expectativas eran buenas». Con un 3,5 % más de empresas en activos «se pone de manifiesto la apuesta del sector privado por la recuperación económica», indicó.

En términos similares se expresaron desde la Direcció General de Model Econòmic de la Conselleria de Turisme i Treball, al valorar que se «refleja ya un cambio de tendencia de recuperación». Asimismo, recordaron que 2019 fue un año récord en términos económicos y laborales, por lo que alcanzar las cifras de hace dos años es más complicado en la coyuntura actual. En cualquier caso, indicaron que se trata de unas cifras que van en coherencia con otros indicadores, como son la confianza empresarial, la afiliación y el paro, «que también apuntan a un claro cambio de tendencia».

Sin embargo, el cambio de escenario de las últimas semanas preocupa de forma especial a la patronal CAEB. «Hace unos meses el clima invitaba a que el sector privada se animara a reactivar sus negocios, pero la situación ha cambiado», lamentó Planas. Además, consideró que la recuperación del tejido productivo de este año «es insuficiente», pues aún hay unos 5.000 negocios menos que hace dos años.

Cierres

Hay que tener en cuenta que no se trata solo de empresas que han decidido no abrir este año sino que la irrupción de la pandemia ha provocado el cierre definitivo de una parte del tejido productivo. Negocios de restauración y de comercio, entre otros, han sido incapaces de resistir el golpe que ha supuesto la COVID-19 y que provocó un desplome de la economía balear superior al 23 % en 2020.

Las Claves:

1 Un inicio de la recuperación que deja margen al crecimiento

Desde la Direcció General de Model Econòmic destacan que el contexto actual es de «inicio de reactivación, con mercados a velocidades diferentes, por lo que existe margen para seguir creciendo a lo largo de este año». El Govern confía en que se alargue la temporada turística.

2 «Necesitamos noticias positivas que lleguen a los mercados emisores»

La presidenta de CAEB, Carmen Planas, lamentó que las últimas noticias «no ayudan» y reclamó lanzar mensajes positivos que lleguen a los mercados emisores. «Hay que informar de los turistas que llegan sanos y regresan a sus países también sanos», concluyó.

3 Pendientes de las ayudas estatales de más de 855 millones

Cerca de 12.000 empresas y autónomos recibirán a partir de finales de este mes las ayudas del fondo estatal de 855,7 millones, lo que supondrá un revulsivo para estos negocios y les permitirá seguir adelante en medio de una situación llena de incertidumbre.