La buena noticia de una mayor presencia de energías renovables en la generación eléctrica se ve contestada por la inquietud ante una ocupación desproporcionada en suelo rústico. Se critica su impacto ambiental y porque va en detrimento del mantenimiento de la producción agraria. | Redacción Local

8

Desde que se inició 2021, Baleares está registrando sucesivos récords de generación eléctrica de origen renovable, principalmente fotovoltaica. Fue el pasado 28 de abril cuando se alcanzó la punta más alta, con un 17,75 % del total de producción eléctrica de las Islas. En mayo no se llegó al récord absoluto, pero el 29 de ese mes se llegó al 15,85 %, según datos aportados por Red Eléctrica de España.

En este sentido, las aportaciones de los nuevos parques solares en Baleares ya se están notando y están dando lugar a puntas históricas de presencia de energías renovables (con un absoluto protagonismo de la fotovoltaica) en la generación eléctrica de las Islas. Hace tan sólo unos años, la aportación de las renovables era apenas de un 3 %. Aunque los datos de Balears empiezan a ser positivos, cabe recordar que, durante 2021, la generación renovable ha representado más de la mitad (53,4%) del total de producción a nivel peninsular. El 30 de enero fue el día más renovable del sistema peninsular desde que se cuenta con registros, con un 72 %.

Tendencia

Noticias relacionadas

En cualquier caso, la tendencia en Baleares ya es imparable. Sólo en Mallorca, funcionan en la actualidad, al menos oficialmente, unos 40 parques solares, que aportan unos 83 megawatios. Hay otros siete en pruebas que ya están suministrando otros 36 megawatios, pero el dato significativo es que, en el conjunto de Baleares, sobre todo en Mallorca y Menorca, se están tramitando al menos 63 parques solares que suman una potencia de 509 megawatios, por lo que en dos años se podría llegar a más de 600 megawatios de fotovoltaica.

Estos 63 parques en tramitación son, en general, de pequeño tamaño, con una media de 6,7 megawatios. La excepción sería Son Salomó, en Menorca, con una potencia de 50 megawatios. Teniendo en cuenta que la punta de demanda histórica en Baleares es de 1.368 megawatios, registrada el 3 de agosto de 2017, la energía fotovoltaica podría estar en dos años en disposición de atender la mitad de la demanda de las Islas.

Este aumento paulatino de la aportación de las renovables, lo que supone avanzar claramente hacia la transición energética, contribuye a a reducir las emisiones y también a la seguridad del sistema, pues las instalaciones fotovoltaicas suelen tener un funcionamiento muy estable. El Govern admite que le interesan los pequeños parques solares porque son más integrables en el territorio y también porque interesan más a los inversores.