La Mesa de Diálogo Social de esta tarde abordará si se mantienen las actuales medidas, lo que no permitiría abrir al ocio nocturno. | Sergio Cañizares

15

Govern, sindicatos y patronales se sentarán esta tarde en una nueva reunión de la Mesa de Diálogo Social para abordar las medidas a adoptar para frenar la propagación de la COVID-19. La semana pasada se acordó prorrogar durante una semana, hasta el próximo día 11, las medidas que ya estaban vigentes y paralizar así la desescalada debido al aumento de contagios, sobre todo entre la gente joven. El aumento de la incidencia no ha cesado, pero las patronales CAEB y PIMEB rechazan nuevas restricciones y apuestan por controlar las actividades que provocan el aumento de casos, como son los macrobotellones en polígonos y descampados.

«Con responsabilidad por parte de todos, Baleares debe seguir adelante, avanzar en una desescalada controlada porque esta temporada turística nos lo jugamos todo», aseguró la presidenta de CAEB, Carmen Planas. «Hemos de ser capaces de trasladar a nuestros mercados emisores el mensaje de que somos un destino seguro, y que los turistas que vengan con la pauta de vacunación o con resultados negativos fehacientes pueden disfrutar de forma responsable de sus vacaciones y regresar sanos a sus países de origen», añadió. También el presidente de PIMEB, Jordi Mora, se mostró partidario de no dar marcha atrás y de que «no paguen justos por pecadores».

Todo apunta a que el parón en la desescalada se prolongará. De este modo, el ocio nocturno permanecerá cerrado. En Catalunya, se anunció de nuevo ayer su cierre para prevenir el aumento de contagios, pero en las Islas no se ha llegado a abrir más allá de permitir a bares de copa y cafés concierto servir con el mismo horario y aforo que en la restauración.