El gasto medio de los hogares de Balears se desplomó en partidas como hoteles y restaurantes, que retrocedió hasta un 41 % en el año pasado en relación con el ejercicio precedente. | Jaume Morey

0

El gasto medio de las familias se desplomó durante la pandemia. Según los datos recién publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en Balears retrocedió hasta niveles de 2014. El año pasado, el confinamiento domiciliario durante casi dos meses y las posteriores restricciones motivaron esta retracción del gasto, generalizada en todo el Estado.

En concreto, el gasto medio de los hogares de las Islas alcanzó en 2020 los 26.818 euros, lo que representa un 13,6 % menos que un año antes. Se trata de un descenso superior a la media española, del 10,7 %, hasta los 26.996 euros. En el conjunto del Estado, así como en las comunidades, la bajada del gasto de los hogares registrada el año pasado fue la más intensa de la serie histórica.

Por grupos de gasto, es relevante la caída registrada en hoteles y restaurantes, del 41 % en comparación con un año antes. La irrupción de la pandemia provocó que el sector de la restauración fuera uno de los que más restricciones ha sufrido. En las Islas, el sector comenzó a recuperar la normalidad hace apenas unas semanas y aún no es como la de antes de la COVID-19.

Hay que tener en cuenta, además, que muchos ciudadanos se han visto afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) y que buena parte de los temporales el año pasado no lograron firmar ningún contrato. Esta situación afectó de lleno a las economías familiares, que han visto mermado su poder adquisitivo.

De ahí que las partidas de gastos no esenciales registren las mayores caídas en relación con el año anterior. Así, el gasto medio en ocio y cultura descendió un 30 %, en vestido y calzado, un 33,6 %; y en alcohol y tabaco, un 22 %.

De todos modos, esta caída del gasto además de estar vinculada a un descenso de los ingresos familiares, está relacionada con las restricciones impuestas para frenar la pandemia. En este último año apenas ha habido celebraciones ni actividades de ocio. Asimismo, se ha impuesto el teletrabajo y todo ello se traduce en un retroceso del 40 % del gasto en transporte.

Alimentación

Por contra, el gasto en alimentación aumentó un 11 %. El confinamiento domiciliario provocó que todas las comidas se realizaran en casa. Prueba de que este aumento no es habitual es que esta misma partida solo aumentó un 2,8 % en 2019 en comparación con el 2018.