Imagen de archivo de alumnas guardan cola y distancia en el acceso a un centro docente de Mallorca. | ARCHIVO

2

La Junta de Personal Docent no Universitari de Mallorca ha pedido, para el próximo curso, una distancia mínima de 1,5 metros entre personas en los centros educativos donde se puedan habilitar espacios para ello y una ratio de 20 alumnos por aula.

La entidad, que agrupa a la representación sindical de los docentes de la Isla, considera que «hay dos cuestiones a las que no se puede renunciar de ninguna manera de cara al curso 2021-22. La primera es el mantenimiento de las ratios del pasado curso en todas las etapas educativas, acompañado de los espacios y las infraestructuras necesarias, y sin perder áreas comunes. La segunda es el establecimiento del horario de los maestros en 23 horas semanales y el de los profesores de Secundaria y resto de ciclos en 18. En el pasado curso, se ha llegado a un máximo de 21 horas que ha hecho perder disponibilidad para otras tareas que se han tenido que hacer en casa».

La junta también se ha manifestado sobre la Llei d’Educació, que inicia su tramitación parlamentaria. Respecto al objetivo de que la inversión en educación alcance en Balears el 5 % del PIB en ocho años, la junta destaca que «debería ser del 7 %, tal como recomienda la UNESCO en un plazo inferior al del texto aprobado por el Govern».

Los docentes piden también «un mayor peso del claustro y del consejo escolar a la hora de elegir la dirección de los centros de una manera más democrática».

Respecto a la etapa 0-3 años, afirman que «hay que garantizar una educación gratuita y que la Conselleria d’Educació sea el eje vertebrador en la creación de nuevas plazas. Esta etapa educativa debe tender a un carácter público y es urgente la mejora de las condiciones laborales de sus trabajadores».

En cuanto a los objetivos de la ley referentes a las ratios, la junta considera que «la rebaja prevista es del todo insuficiente en una comunidad como la nuestra, con un déficit endémico de infraestructuras y una población escolar que crece año tras año».

Finalmente, la entidad denuncia «la nula negociación en la Mesa dels Empleats Públics sobre el 2,9 % de incremento retributivo marcado por los presupuestos estatales. En este sentido, el Govern desprecia a sus empleados y lo que debería hacer es revertir esta situación injusta y sin precedentes».

ANPE: «La nueva ley no reconoce la insularidad»

El sindicato ANPE ha expresado su «preocupación por la Llei d’Educació, que podría ver la luz sin reconocer los efectos de la insularidad o permitiendo la perfilación de plazas, como en Catalunya». Respecto a la ley estatal, ANPE constata que «hubo mucha prisa para su elaboración y sobre cuestiones importantes apenas existe diálogo y negociación con los representantes del profesorado». Para el próximo curso, el sindicato exige «reducción de ratios y dotación de profesorado suficiente».