Jean-Paul Belmondo, después de una partida de tenis en Son Vida. | Pedro Prieto

3

El actor francés Jean-Paul Belmondo, uno de los grandes iconos del cine francés, falleció este lunes a los 88 años tras llevar una larga temporada retirado, según anunció su abogado y amigo, Michel Godest, a la prensa francesa.

Belmondo fue ‘cazado’ durante unas vacaciones en Mallorca, concretamente en el Hotel Son Vida. Fue en los años 80 y los periodistas le fotografiaron después de terminar una partida de tenis.

Algunos de los reporteros que estuvieron allí le recuerdan como alguien «muy discreto» y, cuando el actor vio que su paradero era ya conocido por la prensa local, rápidamente se marchó o «esfumó» y «no se supo si había abandonado la Isla o se había escondido en algún lugar más recóndito».

Noticias relacionadas

Saltó a la fama internacional con Al final de la escapada (A bout de souffle, 1960), trabajó con varios de los grandes directores de la Nouvelle Vague francesa, como Jean-Luc Godard, François Truffaut, Louis Malle o Claude Chabrol en los años 60.

La sirena del Mississippi, Une femme est une femme o El ladrón de París fueron algunos de sus filmes más destacados de esa época. Poco a poco se fue especializando en papeles de seductor y aventurero caradura, incluso de gánster, aprovechando su físico de exboxeador y su sonrisa contagiosa, en filmes como El Magnífico, Borsalino, El Profesional, El hombre de Río o El clan de los marselleses.

En estas películas destacó realizando sus propias escenas de acción, sin dobles, lo que realzó aún más el espíritu aventurero. Actor en 92 películas, incluyendo cortos y papeles menores, su última aparición en la pantalla data de 2009, en el corto Allons-y! Alonzo! Una de las últimas ocasiones en las que apareció en público fue en 2016 para recoger el León de Oro de Honor en el Festival de Venecia, a pesar de sus problemas de salud.