Los jugadores del Mallorca aplauden a su afición tras el partido disputado ante el Espanyol. | M.A.BORRÀS

16

Las esperanzas del Real Mallorca de abrir las puertas de acceso a casi el 95 % de sus abonados para el encuentro del próximo domingo ante el Villarreal se desvanecen. El club balear pretendía alcanzar el 60 % de aforo, recomendado por el propio Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas, pero el Govern autorizó el pasado miércoles un 50 % y no tiene previsto modificar esa cifra a pesar del optimismo mostrado por Alfonso Díaz, el CEO de negocio de la entidad, en que el ejecutivo autonómico ampliaría el aforo, después de las conversaciones mantenidas entre ambas instituciones en los últimos días.

De hecho, Díaz desveló recientemente en una comparecencia ante los medios que se había reunido con Carles Gonyalons, el director general de Deportes, con la idea de extender esas limitaciones hasta el máximo que permite Sanidad. Y se mostraba optimista. Sin embargo, en las últimas horas ha trascendido que el Govern no tiene previsto revisar esta medida y que se mantendrá, en principio, hasta el 27 de septiembre.

El Mallorca esperaba que el ejecutivo presidido por Francina Armengol autorizara el aforo hasta el 60 %, lo que supondría alcanzar casi los 13.000 espectadores -cubriría un 95 % de los abonados- está contrariado por este «inmovilismo» del Govern.      «Es una medida incomprensible que no entendemos», aseguró a este periódico un portavoz del Mallorca.

Cabe recordar que, hasta ahora, el equipo balear ha disputado dos partidos en el estadio de Son Moix (ante Betis y Espanyol) con un máximo de 8.775 aficionados (40% de la capacidad del Estadio). De cara al partido del próximo domingo frente el Villarreal se amplía hasta el 50 %, unos 11.000 seguidores... salvo un giro inesperado del GOIB en las próximas horas.

A pesar de ese contratiempo, el Mallorca no tiene previsto presentar un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Balears, tal y como sí hizo el Espanyol para ampliar dicho aforo. En el caso de la entidad espanyolista, le fue denegada dicha petición.   

Al margen de la polémica generada por la decisión del Govern, el Mallorca prepara su próximo encuentro con un agujero enorme en el eje de la zaga. Luis García Plaza no podrá contar con Antonio Raíllo, cuya lesión en el tobillo se está alargando más de lo previsto -de hecho se lesionó    el pasado 30 de julio en el amistoso ante el Stade Brestois-, ni con Franco Russo, que ya se perdieron la cita del pasado sábado en San Mamés. Precisamente en el encuentro ante el Athletic Club, los otros dos centrales abandonaron el choque con molestias y su presencia ante el Villarreal tampoco está asegurada al 100 %.

Lesiones

En el caso de Martin Valjent, el internacional eslovaco fue sustituido por un bocadillo en el muslo -unas molestias que ya arrastraba en la jugada que desembocó en el segundo gol rival tras un error suyo a la hora de controlar el balón-, mientras que Aleksander Sedlar se quedó trabado en una acción con Iñaki Williams que le provocó una lesión en la rodilla, cuya gravedad todavía se desconoce.

En el caso de que el central serbio no pueda recuperarse, LGPdeberá improvisar. Las opciones que maneja el técnico madrileño pasarían por retrasar al pivote argentino Rodrigo Battaglia o bien centrar la posición de Pablo Maffeo, que ya ha jugado ahí en alguna ocasión, incrustando al porrerenc Joan Sastre en el lateral derecho.

En cualquier caso, tanto el cuerpo técnico como el médico esperarán la evolución de la semana para trabajar en un sentido y en otro. El Real Mallorca se adentra en unas semanas intensas de partidos con los duelos ante Villarreal, Real Madrid (el próximo miércoles) y Osasuna sin apenas tiempo para sonrisas o lágrimas. Se avecinan curvas en el horizonte y con una línea clave bajo mínimos.

Fer Niño y Kubo, sin 'cláusulas del miedo'

Tanto el delantero Fer Niño como el japonés Take Kubo podrán jugar ante el Villarreal y el Real Madrid -los clubes que poseen sus derechos- a pesar de que están cedidos al Real Mallorca. Ambos estarán a disposición de Luis García cuando se midan a ‘sus’ clubes este domingo y el próximo miércoles, respectivamente, al no existir ninguna cláusula del miedo que les impida jugar. De esta forma, LGP puede respirar tranquilo ya que ambos son indiscutibles en la pizarra que ha utilizado el preparador madrileño en estas primeras jornadas del campeonato.