Reconocimiento médico. Luka Romero levanta el pulgar durante las pruebas médicas a las que se sometió ayer en la Clinica Paideia de Roma antes de firmar el primer contrato profesional de su carrera, que le unirá a la Lazio hasta el año 2024. El futuro de la perla de Son Bibiloni está en el fútbol italiano.

6

Se acabó. El serial que protagonizaban desde hace meses Luka Romero y el Mallorca ha terminado de emitirse. Para siempre, seguramente. El último capítulo antes del fundido a negro tras el que vienen los títulos de crédito se grabó este lunes en Roma, la ciudad en la que el futbolista con pasaporte argentino vivirá durante los próximos años ligado a la Società Sportiva Lazio, tal y como informó Ultima Hora el pasado 25 de junio. En la Clinica Paideia y en medio de una expectación poco habitual para un futbolista de solo 16 años, se sometía al habitual reconocimiento médico y firmaba el primer contrato profesional de su carrera. Un nexo que abarca hasta el año 2024 y que le reportará unos 400.000 euros por temporada.

El final de la historia entre Luka Romero Bezzana (Victoria de Durango, México, 18 de noviembre de 2004) y el Mallorca se escenificó en el corazón de la ciudad eterna, aunque llevaba ya un tiempo redactado. Lo que parecía que iba ser una relación especial por las condiciones del jugador y todas esperanzas que había depositado el club en su futuro, empezó a agrietarse hace casi trece meses. Paradójicamente, el principio del fin lo marcó su irrupción en el primer equipo. Un debut, en Valdebebas y con el Real Madrid como notario, que lo señalaba como el debutante más joven en la historia de la Liga (15 años y 219 días), pero que a su vez comenzaba a distanciarlo del club al que llegó en la temporada 2015-16 gracias a un acuerdo de colaboración con el Sant Jordi ibicenco.

Situado ya en la primera línea del expositor, el Mallorca se fijó el objetivo de extenderle a Luka su primer contrato antes de finales de 2020, aunque las conversaciones nunca cristalizaron. Luis García Plaza le dio algunos minutos en Segunda y solo once días después de cumplir los 16 años derribó otra pared, la de la precocidad en el gol. En la portería del fondo sur de Son Moix y con el estadio vacío por las restricciones sanitarias, firmó contra el Logroñés su primer tanto con el Mallorca, celebrado entre lágrimas bajo los brazos de sus compañeros. Y unas semanas después (7 de diciembre), contra el Castellón y también en Palma, jugó sus últimos minutos en un partido de Liga. La última vez que vistió de rojo y negro fue el día de Reyes, en la eliminatoria de Copa contra el Fuenlabrada.

Desaparecido

En los últimos meses Luka había dejado de contar para Luis García Plaza, que se negaba a volver a utilizarlo hasta que no se aclarase su situación. El propio técnico ya admitió la semana pasada, en su primera rueda de prensa del verano, que desconocía cuál era su paradero y lo daba por perdido, pese a que el propio futbolista había señalado semanas antes en unas declaraciones a IB3 Televisió que su deseo era continuar en el Mallorca.
A partir de ahora Luka deberá abrirse paso en el exigente fútbol italiano a través de la Lazio, uno de los dos grandes clubes de la capital. Una de las claves de su salto al conjunto romano es la llegada al banquillo biancocelesti de Maurizio Sarri —exentrenador de Nápoles, Chelsea o Juventus— con el que el joven futbolista comparte agencia de representación (Lian Sports Group). El técnico napolitano será quien lo dirija una vez que se incorpore al stage de pretemporada del Lazio junto a los Dolomitas, en Auronzo di Cadore.

Viaje a Benidorm. La plantilla y el cuerpo técnico del Mallorca viajan esta mañana a Benidorm, donde estarán concentrados para seguir poniéndose a punto en las instalaciones del Villaitana Football Center. Tras debutar el domingo frente al Poblense en el trofeu de s’Agricultura y sumar la primera victoria del verano gracias a un gol de Martin Valjent, el conjunto bermellón disputará en La Nucía entre dos y tres amistosos para seguir encajando las piezas de su nuevo proyecto y darle forma a un grupo de futbolistas que todavía tiene que ser definido.