Alba Torrens, durante el partido. | SERGIO PEREZ

0

La de Alba Torrens es una de las voces más autorizadas dentro del vestuario de la selección española femenina de baloncesto. Con la marcha de Laia Palau, los galones de capitana recaerán en la alero de Binissalem, triste por la derrota ante Francia y la eliminación de los Juegos Olímpicos de Tokio. «Duele, porque una vez más vuelves a competir. Hay cosas que podíamos haber hecho mejor para llevarnos esta victoria. No es solo en los minutos finales, sino que somos conscientes de que hay cosas que, hechas de forma diferente, nos habrían puesto en otra posición. Y duele porque sabes que a lo mejor no ha sido nuestro mejor partido», afirmaba con rotundidad la mallorquina minutos después del revés.

Recordaba, además, Torrens que, frente a Francia «estábamos jugando ante un gran equipo. Eso hay que ponerlo en valor, por el partido que han hecho y han planteado. Nos ha tocado remar y nosotras hemos demostrado carácter para volver a estar cerca en el marcador y tener un final ajustado», proseguía la jugadora del Ekaterimburgo, quien es clara a la hora de admitir que «hacemos autocrítica y hay cosas que podríamos haber hecho mejor».

Alba se marchará de Tokio «con la sensación de haber competido al más alto nivel ante una gran selección, pero no es el resultado que queríamos», reflexionaba la balear, plata en Río y diploma en Tokio y hace trece años en Pekín 2008.

Y pasaba revista a un 2021 que, a nivel de selección, tras caer en cuartos en un Eurobasket que se perdió al dar positivo por COVID y volver a hacerlo en los Juegos de Tokio, «ha sido un verano duro en muchos sentidos y con este partido más». Y no escondía que «ahora mismo, duele porque el equipo ha intentado dar el máximo. Ha sido un camino con muchos retos por delante, pero nos vamos de los Juegos compitiendo hasta el último segundo y ahora es difícil asimilarlo, pero hay que reflexionar y de todo esto podemos sacar cosas para poder crecer, aprender y seguir adelante», destacaba Torrens.

De la misma manera, Alba refrendó su apuesta por el equipo nacional de cara a futuras competiciones. «Por mi parte, hay retos más adelante con la selección. Ahora, de estos dos campeonatos hay que aprender y demostrar en los próximos lo que sabemos hacer. Ahora no ves lo próximo, pero esto sigue, este equipo se ha levantado en muchos momentos y lo volveremos a hacer», advertía la mejor baloncestista mallorquina de la historia.