Captura del vídeo compartido por la jugadora española, Cristina Ouviña. | @IvanBlanco_26

13

Luka Doncic ha llegado a Tokio en modo 'jugón'. Tras deslumbrar al mundo entero con su estreno olímpico, 48 puntos en la victoria de Eslovenia sobre Argentina, el jugador de los Dallas Mavericks ha protagonizado la primera gran polémica de la Villa Olímpica: un botellón con sus compañeros de selección y la jugadora de la selección española, Cristina Ouviña.

La propia Ouviña subió a su perfil de Instagram las polémicas imágenes, pero rápidamente las eliminó debido al revuelo que se estaba formando. En el vídeo compartido por la jugadora española se podía ver a los jugadores eslovenos jugando a póquer con botellas de alcohol sobre la mesa y fumando cachimba.

Cabe destacar que las 'fiestas' y el alcohol no es algo prohibido en la Villa Olímpica. Sin embargo, la falta de mascarillas y la presencia de deportistas de diferentes delegaciones sí que incumple las medidas sanitarias que exigen desde la organización.

Cristina Ouviña pide perdón

La jugadora de la selección española de baloncesto Cristina Ouviña ha querido «disculpas a quienes se hayan podido sentir molestos» tras difundir un vídeo del equipo esloveno masculino en la Villa Olímpica y ha asegurado que todos los deportistas son «muy respetuosos con los protocolos sanitarios que han sido marcados por el COI y las autoridades japonesas».

«Me gustaría pedir disculpas a quienes se hayan podido sentir molestos con las imágenes que publiqué en mis redes sociales, especialmente a los miembros de la delegación de Eslovenia, a los que no me cansaré de pedir disculpas una y otra vez si hace falta. Me equivoqué compartiendo esta parte de mi experiencia olímpica, pero quiero resaltar que todos los atletas que estamos en Tokio somos conscientes de la situación de pandemia en la que vivimos y de que no debemos relacionarnos con nadie ajeno a la gran burbuja de la Villa», explicó Ouviña en su perfil de Instagram.

La jugadora de la selección española subrayó que los deportistas son «los primeros en cuidar» de su «salud y la del resto de los deportistas para poder disfrutar de esta experiencia única al 100%» durante los Juegos Olímpicos.

«Aunque en estas imágenes pudiera parecer lo contrario, pasamos controles continuamente y somos muy respetuosos con los protocolos sanitarios que han sido marcados por el COI y las autoridades japonesas. Me gustaría resaltar que, más allá de los momentos de desconexión y de la ilusión personal de disputar estos Juegos Olímpicos, estoy totalmente centrada en la competición, pensando en el partido contra Serbia y trabajando con mis compañeras para conseguir los objetivos deportivos por los que llevamos tanto tiempo luchando. Con este mensaje, quiero pasar página de esta equivocación y mostrar que mi compromiso con la selección española y con el baloncesto son más fuertes que nunca», zanjó.