Nicolau y Rafa Mir competirán en Tokio 2020.

0

Del Coll d'en Rabassa a Japón. Al gimnasta Nicolau Mir y al futbolista Rafa Mir, que participan en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, les une algo más que el deporte: la familia. Sus padres, Magín y Pedro, son primos hermanos, y ambos han inculcado a sus progenitores su pasión por el deporte.

Una coincidencia que los dos primos segundos han logrado a base de trabajo y esfuerzo. En un primer momento se conoció la selección definitiva para las JJOO de Rafa y a los pocos días se confirmó la de Nicolau. Ahora, se han convertido en un orgullo para la familia Mir y para toda la barriada palmesana, que desde hace días les mandan ánimo a través de los grupos en redes sociales.

Los Mir vienen de una familia con sangre deportiva. Aunque Rafa nació en Murcia, su padre, Magín Mir, fue futbolista de Primera División, jugó en el Mallorca y el Albacete, entre otros equipos. Su hijo Rafa se formó en la cantera del Valencia, donde debutó en la Champions League con tan sólo 18 años. En estos momentos tiene contrato con el Wolverhampton, aunque está cedido en Las Palmas, Nottingham Forest y Huesca.

Su primo Nicolau, es el hijo de Pedro Mir, muy conocido en el Coll d'en Rabassa por el gimnasio Xelska y, desde hace unas semanas, por tomar el relevo de la Panaderia Mir. Pedro es exgimnasta, entrenador del Centro de Tecnificación de Palma y del club Xelska, desde muy pequeños ha enseñado a sus hijos la disciplina y valores del deporte. Ahora, su hijo pequeño Nicolau Mir es uno de los mejores gimnastas de España. A sus 21 años se ha convertido en la mayor promesa de la gimnasia artística masculina española y participa en Tokio en la modalidad de equipo. Además, se convertirá en el primer gimnasta del Xelska en competir en unos Juegos Olímpicos.

Los primos compartirán una de las experiencias más increíbles de su vida. «Orgullo es poco: orgullo collero, orgullo de familia... No debe ser muy frecuente que dos primos acudan a los mismos Juegos Olímpicos, y en dos deportes diferentes, con lo difícil y exclusivo que es esto. Fútbol y gimnasia, con dedicación y pasión, con los valores que da el deporte, y que se les ha inculcado en esta familia, que ahora puede sentirse orgullosa de estos dos jóvenes que pasean el apellido Mir por el mundo. ¡Enhorabuena!», escribió Pedro Mir en sus redes sociales hace tan solo unos días. Minutos más tarde, la publicación ya contaba con cientos de mensajes de ánimo de los vecinos. Sin duda, ya son un orgullo para todo el barrio.