La entrada de Bodega Bellver. | M. À. Cañellas

Valorar

Desde que en los años 20 se convirtiera en lo que es, Bodega Bellver ofrece carácter y encanto en uno de los locales más veteranos de Palma, un lugar que vivió su época dorada en los años 60, en pleno boom turístico, y que ha visto como otros congéneres, como el Triquet, el Moka o sa Bodegueta, han desaparecido.

El negocio lo regentó durante más de cuarenta años Juan Roig, y a punto estuvo de cerrar cuando se jubiló, pero sigue en pie gracias a dos clientes asiduos.

Además de su encanto, Bodega Bellver ofrece una carta que incluye, a parte de los tradicionales llonguets, como el de lomo, el de panceta o el de chistorra, otros más contemporáneos, como el de sobrasada con miel, el de morcilla de cebolla con queso y pimientos asados o el de queso de cabra con bacon y confitura de tomate. Todos ellos sin contar las tablas de embutidos y quesos.

Datos de interés

Bodega Bellver, un veterano lugar renovado

Can Serinya, 2
07003 - Palma

De lunes a sábados, a partir de las 19.00h.

Web:
https://www.facebook.com/bodega.bellver

Como llegar